‘Batman v Superman’: Contrarrestando a los Vengadores

0
59


Batman v Superman: El origen de la justicia (Batman v Superman: Dawn of Justice, 2016) es el primer paso rumbo a la gran reunión de superhéroes de DC Comics, la cual tiene como principal objetivo contrarrestar un poco el tremendo éxito que Marvel ha tenido con su propio universo cinematográfico.

Sin embargo, la aparentemente irresistible combinación de los héroes de Gotham y Metropolis carece de un desarrollo natural, y nos hace pensar en ejecutivos deseosos del universo fílmico de DC más que en creativos construyendo una secuela cohesiva de El Hombre de Acero (Man of Steel, 2013).

*La reseña podría contener spoilers*

No hay mucho más allá en Batman v Superman que la cimentación de La Liga de la Justicia; el futuro es incierto, quizá vengan emocionantes hazañas bajo el sello DC, por ahora el problema son las casi dos horas y media a las que nos somete Zack Snyder para llegar a tan poco y por medios totalmente genéricos e incluso decepcionantes (esto si pensamos en la épica batalla que promete el título).

Existe una subtrama que se siente como la noción original para continuar explorando la más reciente versión del famoso Hombre de Acero. Ésta va ligada a las consecuencias de la aparición de un superhéroe, desenvolviéndose en torno a la interrogante sobre si Superman es o no un peligro para la humanidad; la cual emergió principalmente tras el clímax lleno de destrucción del filme anterior. Ahora, ¿cómo hacer para incluir en esta narrativa a un par de personajes clásicos de los cómics como Batman y Lex Luthor?

Con el villano por excelencia de Superman, los guionistas Chris Terrio y David S. Goyer no complican las cosas y lo hacen parte de las personas que ven a este héroe alienígena como una amenaza; aunque al tener dinero, poder y una dosis de locura (Jesse Eisenberg aún no termina por explotar como Luthor), ciertamente sus acciones tendrán relevancia en el curso de la historia.

Por el otro lado, la cinta entiende que no necesitamos ver de nuevo la historia origen de Batman (la primera secuencia amaga con hacerlo y de inmediato lamenté “aquí vamos de nuevo”), y conserva el tono de la versión de Christopher Nolan, aunque haciendo énfasis en la veteranía del Caballero de la Noche (Ben Affleck sobrio). Batman también piensa en el Hombre de Acero como un peligro, pero sus motivos resultan personales ya que existe un antecedente que conecta a ambos personajes, aunque no es tan convincente: ¿Un edificio de Bruce Wayne en plena Metropolis fue afectado en la batalla final de El Hombre de Acero?

Después de entregar una trama tediosa que aparenta ser compleja -la adornan personajes misteriosos, mentes maestras orquestando sucesos violentos y secuencias de acción olvidables (lejos queda la adrenalina que brindó la trilogía de Nolan)-, Batman v Superman se detiene para la “batalla del siglo”, la cual termina por ser un brevísimo espectáculo sin ningún trasfondo que le de peso verdadero a los golpes intercambiados. La frivolidad se confirma cuando la supuesta enemistad toma el camino opuesto ante la menor provocación: que las mamás de ambos compartan nombre detona en Batman el recuerdo de su pasado trágico y pronto lo vemos referirse a Superman como un “amigo.”  

Momentos como éste prueban que Zack Snyder pretendía crear algo más que mero espectáculo, aunado al desarrollo de las relaciones de los personajes, aspecto en el que fracasa rotundamente. Mientras Lois Lane va perdiendo protagonismo poco a poco, la Mujer Maravilla entra al relato de una forma por demás aleatoria.

Así, nos queda la primera dosis de lo que será ver a la Liga de la Justicia en acción combatiendo enemigos verdaderos (i.e. Doomsday); falta desarrollo real de personajes y, consecuentemente, una pizca de alma que le de sentido a la pirotecnia.

Por Eric Oriz (@ElMachoBionico)



Source link

No hay comentarios

Dejar respuesta